A estas alturas, suponemos que ya todo el mundo sabe que somos Campeones de Hamburgo. Sí, campeones de la ciudad-estado, dueños y señores del fútbol en el Conflent del Elba y el Alster. Y todo, con el golazo de Kyereh a 2 minutos del tiempo reglamentario.

 

Así que hoy no haremos una minicrónica de mierda explicando el partido. Hoy explicaremos mucho más. Para que la victoria contra el Dinosaurio de Hamburgo, el HSV, es esto: Mucho más..

Ganar el derbi

Ganar el HSV, el equipo rico de la ciudad, que contaba con un gran número de aficionados de ultraderecha, significa la vida, la fuerza, el compromiso, la esperanza. Va mucho más allá de un partido de fútbol, es un sentimiento de venganza y valentía. Ganar el derbi es la victoria de David sobre Goliat; es la entrada del ejército rojo en Berlín; es un contenedor que arde contra aquellos que nos roban o nos vacían ojos.

Sí, para muchas, la victoria del FC St. Pauli es una figura alegórica. Como decíamos, trasciende más allá que a una simple pasión deportiva para convertirse en más que un respiro. Es el aliento que, como transmetia Pau Alabajos, hace que los ilusos, guardianes de causas perdidas y inconformistas tercos digamos basta y pasamos a la acción.

Pasamos a la acción y seguimos avanzando

No hemos podido vivir el partido en familia, en nuestro X aniversario y en nuestro querido Octubre, Casal Independentista del Poblenou.

Tampoco hemos visto la magia de Millerntor lleno hasta el Búnker y animando sin parar. Y lo que es peor, sí que hemos visto como todavía revolotea, partido tras partido, el capitalismo imperante. Como sigue imponiendo la continuidad del negocio por delante del verdadero fútbol.

Pero hemos ganado y seguimos siendo Campeones de Hamburgo y eso nos vale para seguir batallando. Es lo que nos coloca una sonrisa de oreja a oreja. Lo que nos empuja a empezar a pensar diseños de nuevos adhesivos para celebrar y recordar este día histórico.

Y así, de nuevo, a medida que lo recordamos y el revivimos vamos creciendo, nos hacemos más fuertes cada día, nunca perdemos la esperanza y seguimos avanzando.