Aunque nuestra ilusión en el partido contra el Sandhausen la dificultad de lo que venía nos hacía dudar que, hoy, hablaríamos de dos victorias más, justo antes del gran derbi.

Estamos hablando de siete jornadas seguidas ganando. Siete jornadas que ha sufrido, ha luchado y no ha bajado los brazos, contra rivales que estaban mejor posicionados que nosotros. Siete jornadas seguidas que, también, en Guido Burgstaller ha marcado. Un recuerdo de club roto que esperamos que continúe aumentando en futuros partidos.

El encuentro contra el FC Nürnberg

Con la misma alineación de salida que la jornada anterior, Timo Schultz buscaba lograr tres puntos más para ir escalando la montaña de la bundesliga2. Al Max-Morlock-Stadion, se vio una primera parte con unos Kiezkickers fuerza animados, pero sin mucho puntería. Todo el mundo visualizaba el empate a cero, cuando Burgstaller lograba el primer gol pasados ​​los 45 minutos reglamentarios.

En la segunda parte, los piratas apretaban los locales hasta rasgar la portería de los de Nuremberg a través de un penalti transformado por Marmoush.

Quedaban, sin embargo, más de 35 minutos y aunque se disfrutó de alguna oportunidad más, fueron los locales que, mediante Borkowski en el minuto 77, anotaron una diana y poner el resultado del 1 a 2. Los de Franconia cogieron empuje y asediaron nuestra área en más de una oportunidad.

Parecía estar todo preparado. Como si se tratara de un preludio o de un entrenamiento de lo que pasaría a Darmstadt en la jornada siguiente. Nervios, pero victoria finalmente..

El sufrimiento contra el SV Darmstadt

El partido comenzaba con recuerdo a las víctimas y un rechazo frontal al ataque terrorista racista en Hanau, de hace un año, donde hubo el asesinato de 9 personas.

Ambos clubes exclamaban::

“El FC St. Pauli y el SV Darmstadt 98 condenan el racismo de cualquier tipo. En una sociedad y en un momento en que ya no deberíamos hablar más, el racismo es uno de nuestros problemas más importantes. No lo tenemos aceptar nunca en ningún estado y nos debemos oponer a ello en todo momento. Ya sea en los parlamentos, en la calle o en la vida cotidiana. Ni un centímetro al racismo “. (Unas palabras que no hace falta decir que suscribimos al 100% y más ahora)

Pancarta del FC St. Pauli y el SV Darmstadt 98 homenajeando las víctimas y gritando contra el racismo. Foto: fcstpauli.com

Vamos al grano …

Al grano, centrándonos en el fútbol, ​​hablaremos de un partido loco, con mucha intensidad y nervios.

En una primera parte con varias ocasiones, fueron nuestros jugadores quienes lograron introducir el cuero hasta el fondo de la meta rival. Burgi marcaba el minuto 26 y nos situaba en ventaja.

Nadie fue capaz de desajustar más el marcador hasta la segunda parte. Unos 45 minutos finales que empezaban sin cambios entre los 22 jugadores que habían terminado la primera parte.

Kempe nos asustaba con un disparo al larguero a los 2 minutos de reiniciar el encuentro. Y poco a poco se acercaban con más y más peligro hacia Stojanovic.

Por suerte Marmoush marcó nuestro segundo gol, a pase de Smith. Pero lo que nadie esperaba era que los visitantes empataran el encuentro en tan sólo cuatro minutos!

Con el empate a dos, ataques por las dos bandas y oportunidades para adelantarse. Al 82, pero, Burgui reaparecía con un potente disparo. Un golazo que nos situaba por delante.

El corazón latiendo fuerte, los tragos de cerveza a medio tragar. Nervios y una última ocasión visitante con una maraña bajo los palos que aún, a estas alturas, nos estamos pellizcando al ver que el balón no entró y nos llevamos los tres puntos otra vez.

https://twitter.com/eXtectiX/status/1363127325861285889

Ánimos antes del derbi

Es esto, dos victorias más, justo antes del derbi, lo que nos hacía falta para afrontarlo con más fuerzas y con más ganas. Porque sí, porque todos los puntos cuentan, pero los que se juegan en el derbi, todas sabemos que valen más que no sólo su valor numérico..

Vamos a la conquista de Hamburgo, otra vez!