Como si los jugadores llevaran la canción “Que no pare la fiesta” en la cabeza, nuestro equipo salió al campo decidido a ganar un nuevo partido, esta vez contra el SV Sandhausen, un rival directo. En un encuentro más bien aburrido hasta el final, se pudo ver la seriedad de un equipo que mejora por momentos. A pocos partidos del gran derby, nos hacen soñar con un resultado mejor que el de la primera fase. Pero vayamos por partes, que aún quedan FC Nurnberg y el SV Darmstadt. Los dos equipos que, precisamente, tenemos justo encima de la clasificación.

Pero vamos al partido.

 

Primera parte

El FC St. Pauli salía al campo con sólo un cambio respecto al partido anterior. Ohlsson sustituía a Zander en la alineación de la histórica victoria en Heidenheim. Enfrente, de nuevo, Kyereh, Marmoush y Burgstaller ( “Burgi”). Todos estábamos acostumbrados a goles muy tempraneros, como en los últimos partidos. Pero en este caso, no llegaron.

Zalazar, quien disfrutó de mucho protagonismo en el encuentro como los delanteros piratas, estuvo a punto de seguir la tradición que mencionábamos antes de marcar pronto, pero no acabó de triunfar. Aun así, dos ocasiones de nuestro equipo se sucedían en los primeros compases y ponían al visitante entre las cuerdas. Seguidamente después, fue el rival que nos acosaba, por suerte, con intentos fallidos.

Ocasiones a ambos lados, pero muy de poca peligrosidad real. Un partido con intercambio de posesiones constantes que finalizó sin goles en los tres primeros cuartos de hora.

 

Segunda parte

Todo pintaba igual que en la primera parte. Poca precisión por parte de los delanteros y ningún gol al marcador. Hasta el minuto 67, empate y respeto. Justo en ese momento, un disparo de Marmoush rebotó y llegar a los pies de Becker que mediante un pase de la muerte descolocaba el portero del SVS y dejaba solo a Kyereh que tan sólo tuvo que acariciar el balón hacia el fondo de la portería rival. Tor! 1 a 0 y de nuevo sonaba el Song 2 de Blur en Hamburgo! Claro que en nuestras cabezas seguíamos entonando el “que no pare la fiesta”! Y así fue.
 

 
Tan solo cuatro minutos después en Guido redirigía un disparo lejano de Kyereh, marcando así su 5º gol en 5 partidos! Brutal Burgi!
 

 
Los de “la casa de arena” de Baden-Württemberg, querían repetir la victoria de la primera fase. Y pusieron mención para alcanzarla. Tres minutos después del 2 a 0, quisieron meternos el miedo en el cuerpo con un gol del centrocampista Behrens. Pero nuestro once defendió en seriedad y evitó que ninguna ocasión visitante llegara a producir el empate.
 

Arriba, arriba

Victoria importante y escalada hasta 14ª posición. Con 4 victorias de 5 partidos disputados y con una delantera cada vez más entonada. Tocamos hierro por los próximos partidos, que vuelven a ser dos finales. Con un SV Darmstadt con dos jornadas sin ganar y con un FC Nürnberg con 4 derrotas de los últimos 5 partidos.

Habrá que superar el frío y que nuestros jugadores sigan teniendo los pies en forma. Eh, al menos, que no pare y la fiesta y … Si Timo ríe, Sankt Pauli vivo!